Copa de huevo de avestruz

18c

Un huevo de avestruz forma el cuerpo de este recipiente, que proviene del tesoro del monasterio de  Heriden   en las  cercanías de Anstaag. El engaste  de plata dorada y esmalte con cierre a tornillo y cadena, data de la época gótica alrededor de 1420. El huevo de avestruz era un objeto exótico y precioso de África y Arabia. Los avestruces ponen los huevos en la arena, se calientan con el sol del día y no necesitan ser incubados, esto lo relacionaban con la resurrección de Cristo. Lo consideraban un recuerdo de Dios. Se colgaban en las iglesias y hacían de relicario para agua del Jordán o tierra bendita. Mas tarde la cáscara se utilizó para usos medicinales.

Museo de la Residencia (Munich)

Deja un comentario