Sorpresas en la Gemología 4/8 Publicado en Pharmatech

sorpresas 4 de 8

Sorpresas del Sistema Tetragonal

Los circones han protagonizado una curiosa desaparición de la vida popular al ser relevados por una piedra sintetizada en los años 80, la circonita que se ha convertido en uno de los mejores sustitutos o imitaciones del diamante. El éxito de las circonitas, que no tienen nada que ver con el zircón (circón), ha sido tal que se han estado planteando el cambiar el nombre a esta gema conocida desde la antigüedad. Algunas gemas del sistema tetragonal aunque no muy conocidas popularmente tienen una sorprendente belleza por sus propiedades físicas.

Sorprenden la casiterita, apofilita y tugtupita. La casiterita cuando se presenta incolora deslumbra por su dispersión o “fuego” que es superior al diamante. Aunque de menos dispersión que el diamante, las apofilitas incoloras de Poona (India) y las tugtupitas rosas tenebrescentes de Groenlandia descubiertas en 1962 provocaron que un alumno poco interesado al ver el sorprendente efecto se convirtiese en uno de los más estudiosos.

Sorpresas del Sistema Hexagonal

Aguamarina 70,40 ct. Foto  cortesía Tino Hammid
Esmeralda Mogol. Foto  cortesía Tino Hammid

Una de las sorpresas desafortunadas en mi relación con las gemas fue descubrir que no teníamos grandes esmeraldas en las arcas de España. En el Archivo de Indias de Sevilla se puede ver con sorpresa como el experto en piedras del monarca dice que esas “piedras verdes” procedentes de Colombia eran “topacios de oriente” de escaso valor. Los Reyes Católicos en las expediciones al Nuevo Mundo pidieron a los navegantes que trajeran  oro, perlas, piedras preciosas y especias entre otras. Los barcos regresaban cargados de mercancías que eran anotadas en la Torre del Oro que luego quedaban reflejadas en el Archivo de Indias. Gracias a tan torpe asesor esas esmeraldas partieron a otros lugares fuera de España.  Los berilos proporcionan bellísimos ejemplares no solo de esmeraldas sino también aguamarinas azul verdoso y las más apreciadas de Santa María (Brasil) de intenso color azul, berilos rojos como rubíes y todos los demás colores. He tenido en mis manos la aguamarina más grande  y perfecta del mundo tallada y facetada artísticamente por el gran Maestro Munsteiner. Actualmente en el Smithsonian Institute de Washington DC. Esta situación de mi vida más que sorpresa me dejó  boquiabierto al haber participado en esa parte de la historia de las gemas

Deja un comentario