Sorpresas en la Gemología 1/8 artículo publicado en Pharmatech

Sorpresas 1 de 8

SORPRESAS EN LA GEMOLOGÍA. COMO UNA  “PIEDRA” EN OJO DE BOTICARIO

Introducción

La pregunta recurrente durante toda mi  “doble vida” ha sido y sigue siendo ¿Qué relación tiene la farmacia, un farmacéutico, con las gemas? ¿Qué relación  tienen dos temas tan aparentemente dispares? La respuesta es siempre sencilla y la misma, los principios activos y los excipientes cristalizan y como ocurre en las gemas es un método básico de identificación y clasificación; la cristalografía es  el punto en común. En nuestra carrera, por otro lado, estudiamos en Farmacología algunos de los distintos fármacos tanto de origen biológico como mineral que se describen igualmente en la gemología. De forma más sorprendente, incluso en la Historia de la Farmacia, vemos la utilización de las gemas más valiosas en terapéutica a lo largo de los siglos. Los conocimientos extensos que recibimos en la formación como farmacéuticos nos permiten abordar temas muy diversos de la vida cotidiana y algunos no tan cotidianos como es el caso de las gemas.

Las gemas cuya definición es belleza, dureza y rareza  son una parte importante de mi vida y me han ido sorprendiendo en multitud de ocasiones que voy a intentar transmitir.

En Parasitología fue donde descubrí la gemología gracias al Prof. Luis Zapatero seguramente por algún parasito que se encontraba en el ámbar.  Al final de la clase preguntando al profesor la conversación cambió hacia los rubíes y descubrí un mundo apasionante repleto de sorpresas.

Cuando empecé, ese mismo año, a estudiar gemología mi primera sorpresa fue que no solo hay “las 4 grandes” (así es como se denominan diamante, rubí zafiro y esmeralda) sino que además en estos 3 grupos estas son de todos los colores. Otra de mis sorpresas fue que no estaba todo descubierto, como ingenuamente creía, prácticamente cada año se descubre una nueva piedra.

 

Deja un comentario