Sorpresas en la Gemología 3/8

sorpresas 3 de 8

Resultados

Las gemas se pesan en quilates medida que equivale a 200mg cada quilate, nombre que proviene de las semillas del algarrobo (Ceratonia siliqua) que como primera sorpresa, pesan un quilate (1ct cada una de ellas) y eran la medida con la que se pesaban las gemas.

En  la naturaleza todos los minerales, sean gemas o no, cristalizan según 7 sistemas además de un grupo que denominamos amorfo por no cristalizar.  Medidas cristalográficas perfectas que caracterizan a cada sistema con ejes y ángulos, cruz axial que según la dimensión de sus ejes, diferencian cada uno de los sistemas del cúbico al triclínico. Estos producen 32 clases con unos ejes y planos de simetría característicos  según sean holoédricas, hemiédricas o tetartoédricas y 98 formas sólidas fundamentales, incluidas las combinaciones, con nombres algunas veces complejos para nombrar estas figuras. Estas formas explican o determinan otras propiedades físicas como la dureza, y  ópticas dividiendo de forma amplia a las gemas en isótropas y anisótropas.

Sorpresas del Sistema Regular o Cúbico

El diamante ha sido posiblemente el que mayores sorpresas me ha provocado. La creencia de que los diamantes eran solamente incoloros es algo que me llamó poderosamente la atención. Entre los incoloros mi sorpresa más agradable ha sido contar con la amistad de Sir Gabi Tolkowsky que ha tallado los 2 diamantes más grandes en su categoría manos de dos casas reales asiáticas.

Wittelsbach 31,06 ct y Hope 45,52 ct
Alicia de Vildósola y el diamante Centenario de 274 ct

Entre los de color los diamantes azules tienen en nuestra historia de España al diamante azul entregado como dote a la Infanta María Teresa por su padre Felipe IV. Este diamante fue subastado recientemente batiendo todos los récords siendo adquirido, retallado y rebautizado por el gran joyero londinense L. Graff. Este diamante azul junto con el Hope del Smithsonian Institute, ambos superiores a 30ct, fueron analizados con las nuevas tecnologías para averiguar su origen. La posibilidad de averiguar el origen de las piedras es algo que siempre me ha fascinado.

Los “fancy”, como se denomina a los diamantes de color, han saltado  a la fama en los últimos 10 años. Entre ellos los bellísimos diamantes rosas, rojos como rubíes y amarillos vívidos, sorprendentes por los precios siempre batidos en cada subasta y sorprendentemente aún no he visto el verde de Dresde (Alemania)

Granates de diferentes colores.  Foto  cortesía Tino Hammid
Diamante Dresde, 41 ct

Los granates me han proporcionado grandes sorpresas ya que su  color al que estábamos acostumbrados, del que reciben su nombre, han aparecido ¡en 1967! otros de color verde intenso como esmeraldas, en el valle de Tsavo (Kenia). Los granates demantoides son también verdes y tienen ese brillo adamantino característico.  Los denominados granates mandarina, que hacen honor a su nombre, han alcanzado precios por su  rareza, muy superiores a los granates de color rojizo.

Corona Real de Inglaterra

Las espinelas o rubí balas  han sido confundidas en occidente con los rubíes hasta hace relativamente poco tiempo. Pedro I el cruel Rey de Castilla hizo regalos y pagó en 1366 al Príncipe Negro hijo del rey Eduardo III de Inglaterra con múltiples joyas y un “rubí balas” de 170 ct por la ayuda recibida para ganar la batalla de Nájera (1367) que enfrentaba a ingleses de lado de Pedro I de Castilla y a Enrique de Trastámara que luchaba junto a los franceses. Esta grandísima espinela aunque no la mayor del mundo está en la Corona Real de Inglaterra. Las mayores espinelas están en las coronas rusas cuya corte fue llevada al máximo esplendor por la Emperatriz Alejandra Feodorovna.

 

Deja un comentario